¿Estás pasando una mala época o crisis personal? ¿Consideras que está afectando a la relación de pareja y dudas incluso si son los problemas de pareja los que fomentan tu crisis personal?

Conflictos recurrentes con tu pareja, problemas en el trabajo, pérdida de empleo, enfermedades de todo tipo, duelos o dificultades económicas pueden desembocar en una crisis personal, pero lo cierto es que este problema también puede producirse a pesar de no existir un hecho desencadenante como tal.

Puede suceder que sin haber ocurrido nada especial empieces a sentir que no estás a gusto contigo mismo/a, que comiences a pensar sobre qué habría ocurrido si hubieras tomado otra decisión en lugar de la que verdaderamente tomaste en aspectos importantes de tu vida; e incluso que te replantees tu relación de pareja aunque no existan problemas aparentes en la relación.
Esta crisis personal o crisis vital es un período transitorio que puede dar lugar a una cierta inestabilidad emocional y cuyos efectos pueden ser similares a los de una depresión (apatía, ansiedad, cambios rápidos de humor, insomnio, etc.).

Como ha dicho hace muchos años Albert Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y países, porque la crisis trae progresos, la creatividad nace de la angustia como el día de la noche oscura. Es de la crisis que nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a si mismo sin quedar superado. Quien atribuye la crisis a sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más los problemas que las soluciones, la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin la crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos nuestro talento y nuestras habilidades para encontrar soluciones, acabemos de una sola vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

El apoyo y la comprensión del entorno que te rodea son esenciales para que estos problemas se superen con éxito y no devengan más serios o crónicos. Para superar una crisis personal es importante que reconozcas todo aquello que ahora eres, sientes y estás viviendo, para desde la calma, el amor y el respeto aprender a escuchar tus verdaderas prioridades y necesidades, y aprender a aceptar aquellas cuestiones o situaciones que ya no puedes modificar por tratarse del pasado.

Muchas veces incluso es necesario pedir ayuda a un terapeuta para que te ayude a estar de nuevo a gusto con tu vida y con tu pareja o familia, llevando a cabo cambios que puedan aumentar tu satisfacción personal.

Si por el contrario intuyes que son los problemas de pareja los que fomentan tu crisis personal y sientes que estáis pasando por una crisis de pareja es importante que entiendas ciertas cosas de toda relación amorosa.
En toda relación de pareja siempre pueden aparecen conflictos y dificultades que produzcan dolor. Este dolor puede incluso ayudarte a tí o a tu pareja a mejorar la relación y desear hacer cambios para mejor el vínculo. Es decir que os ayuda a madurar y mejorar como personas ya que la frustración suele causar dolor, pero asimismo puede ayudar a crecer.

No obstante, este sufrimiento normal y necesario para que se pueda hablar de una crisis de pareja no hay que confundirlo con el sufrimiento neurótico de algunas parejas, que enganchadas al conflicto, el sufrimiento y la co-dependencia, suelen entrar en un laberinto del que no pueden salir y que les impide avanzar.

Se trata de aquellas relaciones que continuamente están discutiendo, y cada uno hecha la culpa de los problemas al otro. Continuos conflictos, separaciones y reconciliaciones que engendran un sufrimiento continuo donde raras veces hay gratificaciones personales y en la relación.

Cuando en una relación de pareja lo negativo es mayor que lo positivo y sus miembros son incapaces de seguir caminos separados, entonces estamos hablando de un sufrimiento innecesario y neurótico.

Esperando que te haya sido útil, si quieres que te acompañe para tratar cualquier dificultad que pueda estar habiendo en tu relación, de forma individual o en pareja, clica en Terapia de Pareja ,  Coaching Encuentra Pareja o Terapia-Coaching Personal

Si crees que esta información puede ser útil a otras personas, por favor, compártelo.