En nuestra cultura hay demasiadas personas que ponen el énfasis en querer tener pareja, como si conseguirla fuera el trampolín hacia la realización personal, o lo que es peor, la felicidad, asociando el amor con la felicidad como si fuera algo directamente proporcional. Y aunque desde luego el amor y las relaciones tienen una influencia importante en la vida, muchas veces el amor de pareja no asegura el bienestar, la paz, ni la dicha, y menos aún la felicidad. Mi experiencia como terapeuta de parejas me dice que muy por el contrario, muchas personas se sienten frustradas, dolidas e infelices por sostener y perdurar a lo largo de los años una relación de pareja que ya no es saludable, armoniosa o equilibrada en el dar y recibir.

¿Eres una de las personas que continúa creyendo en el falso mito de que la pareja te dará la completud y felicidad? De ser así puede que desde hace tiempo hayas dejado de cultivar y velar por tu propia autonomía, gustos personales, desarrollo personal, crecimiento profesional y aquello que te nutre como hombre o como mujer, como por ejemplo espacios donde sólo estar con los de tu género.

En una relación sana y madura deberías poder sentarte frente a tu pareja en intimidad y poder sentir tanto en tu interior como hacia el otro/a: “sin ti también me iría bien en la vida, pero me encanta que seas tú, me hace feliz que contigo, que me siento profundamente agradecido/a por ello”.

Si deseas el buen amor en tu relación de pareja es imprescindible que destines una parte importante de intención, tiempo y energía en cultivarte a ti mismo/a como posible pareja, es decir, en crecer y mejorar para poder ser una buena persona y una buena pareja. Que dejes de desear tener una pareja como si fuera un patrimonio u objetivo a conseguir, y en cambio comiences a buscarla o cuidarla para poder nutrirte como persona y crecer en conjunto.

Para dejar de buscar la felicidad en una relación y comenzar a encontrarla en tu día a día, como filosofía de vida, que te acompañe durante todo el camino individual y de pareja, te recomiendo lo siguiente:

4 acciones que te ayudarán a crear un espiral ascendente y mayor felicidad:

1) Elabora una lista con aquellas cosas por las que te sientas agradecido/a en tu vida. Esto aumenta la serotonina y la dopamina, lo que ayudará a que te sientas mejor y más feliz de forma inmediata.

2) Identifica y muestra tus emociones. Mostrar a los demás como te sientes y aceptar particularmente tus “emociones negativas” te puede ayudar a equilibrar el efecto que causan sobre ti y los demás.

3) Comienza a tomar más decisiones. La incertidumbre en aspectos más o menos importantes de tu vida – sea en referencia al amor, o no – puede que te esté causando estrés y ansiedad, dando lugar a pensamientos obsesivos o negativos. En cambio, cuando decides algo y apuestas por una dirección, siendo consecuente con ello, sientes que tienes el control de tu vida. Esto te hace sentir más seguro/a y mejor.

4) Esta última acción te puede parecer muy difícil de realizar o trivial en cuanto a sus efectos pero tiene un gran impacto en tu vida: aprende, practica o potencia el hecho de dar abrazos. El contacto físico con otras personas a través de un abrazo te ayuda a liberar oxitocina, lo que contribuye a aumentar tu felicidad y sensación de satisfacción. Así también, refuerza tu sistema inmunológico lo que te hace sentir más fuerte, enraizado/a y empoderado/a en tu vida.

Esperando que te haya sido útil, si quieres que te acompañe para tratar cualquier dificultad que pueda estar habiendo en tu vida o en tu relación, clica en  Coaching Encuentra ParejaTerapia de Pareja o Terapia-Coaching Personal

Si crees que esta información puede ser útil a otras personas, por favor, compártelo.